Metáforas románticas

(1/1)

Onnold N´Galden:
Tweet



Te amo, como un mercadillo a su clientela.
Te amo, como un ramo de flores, al aire fresco.
Te amo, como una infusión a una garganta seca.
Te amo, de aquí a Salzburgo.

¿Cómo puedes medir tu amor, si te ha comido la lengua?
¿Cómo puedes decir que no es temor?
¿Por qué me temes, por quién me tomas?
¿Sabes que he visto a Thomas?

¿Qué Thomas?

Una granizada de limón, por favor. Gracias, amigo.

Onnold N´Galden:
Jaculatoria s a la Virgen de los Noviazgos.


Oh, Señora mía, que me encuentre a una moza,
y me declare mayor de edad y con suficiente aplomo,
la levante, en mis brazos y le dé un sonoroso beso,
entre las dos mejillas.

¿En la nariz?

No, en los labios. Carámbanos, una Virgen que habla.

Onnold N´Galden:
El Rosario del Casamiento


Madre de la enorme Tarta, ora pro nobis.
Madre del enorme cuchillo, para cortar jamón, ruega por nosotros.

No desprecies nuestras lágrimas, Torre de marfil; casa de oro.


¿Me vais a comprar un loro?

Hum, yo no he dicho eso. Ni yo. Bueno, prosigamos. ..


Si nos sale bien la ceremonia, y en el banquete,
ningún plato está frío, ni sabe a rancio,
oh, Madre de nuestro Silencio, confesaremo s
que usted nos ha bendecido, entre tanto.

¿Me vais a comprar un loro?


¡Eh! Está viva.

Onnold N´Galden:
Sin palabras.


¿En los labios?


Hmmm.


Navegación

[0] Índice de Mensajes